MENSAJE PARA MIS AMIG@S

jueves, 20 de agosto de 2015

JUSTICIA SALOMÓNICA





Un hombre demandó a un leñador. Demandante y demandado se presentaron ante el juez. El demandante dijo: Señoría demando a este leñador porque, después de vender toda la leña cortada en una jornada, no quiere darme la parte que me corresponde. Pero si es él quien ha cortado la leña responde el juez sorprendido, ¿qué es lo que has hecho tú para que deba entregarte parte del dinero?. Yo lo he animado con mis gritos de aliento, explicó el demandante. Mis gritos le han estimulado para cortar más leña de la habitual y, por lo tanto, ha conseguido más dinero. El juez se quedó pensativo. Unos instantes después sentenció: Es justo lo que reclama la parte demandante leñador, dijo dirigiéndose a éste, que se había quedado estupefacto con las primeras conclusiones del juez. Entrégame la bolsa con el dinero, pues voy a darle lo que le corresponde al demandante. Una vez tuvo la bolsa de monedas en la mano, el juez la agitó vigorosamente produciendo un gran ruido con las mismas. Dijo: ya te he pagado lo que te corresponde. El leñador recibió el sonido de tu voz y tú recibes el sonido del dinero.
 Debido a la codicia, muchas personas tienden a aprovecharse de los demás, explotarles o robarles, dando la espalda al menor sentimiento de ética o virtud.
Desconozco al autor

45 comentarios:

  1. Tremendo !!!! Lo triste es que estamos frente a esta justicia ???? cariños

    ResponderEliminar
  2. Muy acertado el señor juez, la paga debe ser proporcional al trabajo, ni más ni menos.

    Que todo vaya bien en tu familia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Una buena parábola. Da muchísimo en qué pensar... sobre lo que nos rodea
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encantó tu relato, CHARO.

    La codicia no es nada buena.

    Espero este mucho mejor tu marido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. justicia donde y como es eso ??
    la justicia existira cuando las personas seamos justos en nuestro modo de ver y actuar frente al otro... mientras tanto la justicia como tal es tan efimero y tan triste decirlo amiga charo
    un saludo enorme

    ResponderEliminar
  6. La codicia, ese mal que atrapa a muchas personas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Querida Charo.

    Me encanto por la historia y por la sabia decisión.

    Paso como con el ruido de los trenes

    " poco peso poca plata..... poco peso poca plata..... poco peso poca plata....."

    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Por eso es que el juez, reparte justicia...

    Una gran reflexión

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  9. Un buen juez del que dio lo justo por el esfuerzo realizado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Si todos los jueces fueran igual que este..... Un beso

    ResponderEliminar
  11. Los jueces son los justicieros pero a veces hacen justicia a gusto del consumidor ,,,jajaja los hay
    gracias preciosa por tu comentario ...y solo escribo y mucho y me gusta al amor...besos

    ResponderEliminar
  12. Si la mayoria de nuestros jueces fueran de esa forma,otro gallo cantaria

    ResponderEliminar
  13. Jajaja... Muy bueno, este juez si que ha sido justo! Muy buena la historia. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado este relato y Charo, un buen ejemplo para reflexionar...en caso de necesitarlo, yo quiero un juez así, jeje!...
    Que tengas una linda noche.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. hola!!! he llegado a tu blog de casualidad!! me ha encantado lo veo muy completo, y me quedo para seguirte! te invito a que visites el mio y si te gusta te quedes! un besote enorme!!

    http://pitufinisima.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  16. Es una pena pero es así, hay gente para todo.

    ResponderEliminar
  17. Paso a desearte un buen fin de semana mientras disfruto de tus profundas y bellas letras. Aqui nos regalas una verdad más grande que el poder y la sabiduría del Reinado Salomónico
    Gracias por tenerme en tu recuerdo.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  18. Que chulo el relato, ademas es un gran verdad lamentablemdnte existe gente que es así menos mal que siempre hay gente honrada y justa. He descubierto tu blog por casualidad gracias al de Abril Sampere. Me quedo por aqui como seguidora. Estaria encantada decrecibir tu visita dn mi blog, espero que te guste. Un besazo

    ResponderEliminar
  19. paso a saludarte que Dios te bendiga y que exista la justicia ??

    ResponderEliminar
  20. Gracias por compartir tan esplendido relato que hace pensar, saludos.

    ResponderEliminar
  21. Actualmente la mayoria de nlñas,no quieren muñecas,solo quieren un tablet

    ResponderEliminar
  22. Jajajaja, Charo querida
    Ese sí que ha sido un sabio y un excelente Juez. Y la moraleja derivada hay que aplicarla a diario. No podemos aprovecharnos de los más débiles socialmente. Muchas gracias.
    Deseo que pases un maravilloso fin de semana, un abrazo lleno de alegría

    ResponderEliminar
  23. ¡Genial! Ojala los jueces de hoy en día, se comportasen de modo similar, pero, jajaja...¡No nos caera esa breva!

    Que tengais un hermoso fin de semana querida amiga.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Charo, el juez actuó adecuadamente y cada uno recibió lo que se merecía, ojala en la actualidad los jueces fuesen así de buenos y no como están actuando que da vergüenza ajena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Charo, Buenos días.

    Te comparto el enlace de la Rima Jotabé para que veas como es la manera de escribirlos y puedas hacer algunos.

    http://www.juan-benito.com/documentacion_formal.htm

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Muy bueno Charo. En todos los ordenes de la vida hay vivillos que quieren aprovecharse de los demás con cualquier pretexto...
    Un cariño.

    Rosa

    ResponderEliminar
  27. La verdad que está genial...me ha gustado mucho...te mando un besazo desde Murcia...una buena lección...

    ResponderEliminar
  28. La verdad que está genial...me ha gustado mucho...te mando un besazo desde Murcia...una buena lección...

    ResponderEliminar
  29. Bueno Charo no me esperaba ese final pero es el mejor y yo también te mando besicos desde Murcia.

    ResponderEliminar
  30. Algunos jueces dan vergüenza ajena.
    Un beso querida Charo.

    ResponderEliminar
  31. Amiga Charo,dejemos volar a nuestras fantasias,ellas nos pueden ayudar en nuestras decadencias

    ResponderEliminar
  32. Me parece fantástica la resolución de un problema que no lo era. Eso sí que es un juez y no lo que tenemos ahora…

    ResponderEliminar
  33. me encanta este tipo de historias, me abuela me contaba mucho, y es muy cierto ay gente que se aprovecha del trabajo de los demas y encima sale triunfador, un besazo

    ResponderEliminar
  34. Es increíble como la gente quiere aprovecharse del trabajo de los demás. Las palabras se las lleva el viento, lo importante son los hechos. Lástima que en la vida real los jueces no actúen con esa humanidad. Estoy pensando en esa abuela Josefa de Fuerteventura...
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  35. Me dejaste pensando. Gracias por compartir la historia.
    David

    ResponderEliminar
  36. Le invito a que siga mi blog en este link http://mibonitolugar.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  37. Amiga Charo,el mar o la montaña son lugares para poder disfrurar de la naturaleza,aunque toda España ´es digna de admirar
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  38. Muy buen juez pues no solamente fue justo sino también muy listo...Como los que tenemos ahora.
    Sea quien fuese el autor, está muy bien pensado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Querida Charo.

    Me es muy grato pasar por tu regio blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Estaré por fuera un mes sin mucho internet. O sea que si no publico en tu blog por favor discúlpame que con gusto lo haré a mi regreso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Esta si es la justicia igual para todos, no la que tenemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Que mal me sientan las personas que se aprovechan de otros, aunque no conozcas el autor, yo te agradezco que lo hayas traído hasta tu blog porque me encanta leer historias que me enseñan algo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  43. Amiga Charo,tener fantasia,nos puede ayudar a pensar menos en otras cosas

    ResponderEliminar
  44. Muy bueno.
    ¡Estas estupenda de juez! Una sentencia ejemplar.
    Besos.

    ResponderEliminar

OS AGRADEZCO VUESTROS COMENTARIOS PUES ME HACEN MUY FELIZ :-)