MENSAJE PARA MIS AMIG@S

jueves, 27 de agosto de 2015

EL PAVO ENEMIGO



Desde niña y hasta que me casé pasábamos los veranos en un pueblo riojano en casa de unos tíos que tenían jardín y gallinero con diferentes animales de corral. Yo disfrutaba mucho dándoles de comer y viendo a los pollitos que me volvían “loca” ver cómo iban detrás de su madre gallina. A veces dejaba abierto adrede el gallinero para que las gallinas salieran por el jardín y claro a mi tía no le hacía gracia pues le estropeaban sus plantas y además costaba bastante volverlas a meter.  Tenía un gran "enemigo", era un pavo con muy mal yogurt  que se escapaba con suma facilidad del gallinero, si yo me encontraba en el jardín venía cómo una flecha a por mí y yo tenía que salir corriendo  al sitio más cercano que tuviera protección si no me daba tiempo de entrar en casa. El muy  ladino siempre estaba al acecho y me vigilaba con toda su mala intención pues en cuanto me acercaba ya estaba al ataque. Le cogí auténtico miedo, al extremo de que en una ocasión la única salida que tuve fue trepar a un árbol ( siempre tuve mucha facilidad en subirme a los árboles) y comencé a gritar para que alguien de la familia me oyese tardaron bastante en venir a mi rescate y hasta que no metieron al pavo en su refugio yo no bajé del árbol. Esta manía persecutoria de la susodicha ave duró hasta  que pasó a mejor vida y la verdad que le eché mucho en falta pues ya no resultaba tan interesante ir al jardín sin que me acechara el “peligroso enemigo”.

40 comentarios:

  1. El pavo bravo. y ya te imagino trepando a los árboles. En mi niñz mi padre tuvo un gallo terrible que siempre me corría, un día me lastimo con sus espolones y terminó en la olla.

    Me gustó tu historia.
    Rosa

    ResponderEliminar
  2. Vaya con el pavo!!!! Me ha encantado leer tu historia, ha sido la mar de divertida. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ayyy Charo te veo en el árbol. pobrecita!!!. Divertida historia, pero para tí imagino lo que sería.......... besos

    ResponderEliminar
  4. A veces el miedo es un sentimiento que engancha jajaja...
    Cuando tenía pocos añitos, tuve un pavo en mi baño durante varios días (se lo regaló mi abuela a mi madre para navidad) y mi hermano y yo nos encariñamos y un día desapareció y mi madre decía que se había escapado. Por la noche vimos un pollo muy grande (eso decía mi madre) en la mesa el día de Navidad, pero no coló y nos pasamos toda la noche llorando incluida mi madre.
    Linda anécota la tuya.
    Un abrazo y un placer leerte.

    ResponderEliminar
  5. Lo siento Amig a Charo, pero no puedo leer esa letra tan pequeña.
    Dentro de unos días tengo ya cita con el anestesista y luego mas tarde con el que me va a operar y entonces cuando lo haga ya podré leerte sin ninguna dificultad

    manolo
    .

    ResponderEliminar
  6. Pues vaya con el pavo!

    Gracias por compartirlo, CHARO.

    Espero esté bien tu marido.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja...La emoción ante el peligro es innata en el ser humano...
    Deliciosa e interesante historia Chelo, me ha encantado.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Me has recordado a uno de mis hijos y es cuando ibamos a casa de Emiliio siempre iba a darle de comer a los patos y había un gallo enormeeee que le picoteaba el culete. Y salía corriendo siempre, jeje.

    ResponderEliminar
  9. Tambien yo, viví esa historia. En mi caso era un gallo.
    Me gustó leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Yo seguramente que hubiese hecho como ti, aunque siendo mucho mas patosa no sé hasta que punto hubiese subido al árbol.
    Buena historia de las que uno disfruta recordándolas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Los pavos son así :D.

    En casa teníamos uno que se creía el dueño del cotarro...incluso correteaba a las gallinas.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  12. Amiga Charo,en los momentos que comenzamos a recordar,ya empezamos a envejecer
    Un fuuuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me hiciste acordar que en la finca de mis abuelos había, no sólo uno sino tres pavos, que me la ponían al rojo vivo cada vez que me veían llegar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ohh que experiencia tan bonita y que buenos recuerdos, es genial !!! Un beso

    ResponderEliminar
  15. Que bonito post!!


    http://pitufinisima.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  16. Leyendote rememore muchos recuerdo Charo, que lindo
    Te dejo un beso grande, que disfrutes del fin de semana!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Que buenos recuerdos nos trae la niñez, mi mala experiencia con los animales fue un dia que me corrio un perro, aun no se me olvida.

    Esoy ahora a pocos dias de la finalizacion de mis vacacines.....el tiempo pasa volando.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Que buen relato sobre las aventuras de la niñez jeje y esa especial relación de amor-odio.
    Los animalitos son compañías muy entretenidas.
    Abrazos , querida amiga.

    ResponderEliminar
  19. El creer en un ser superior nos puede ayudar
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  20. Tu pavo era como el gallo de mis tíos, ya lo puse pero creo que lo voy a repetir para los nuevos seguidores.
    ¿Comiste de ese pavo?
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Jajaja Charo, hay que ver los niños como son de traviesos, ya te imagino abriendo la puerta a las gallinas, y no me extraña que te persiguiera su primo el pavo de los hu…
    Ya te he visto yo de andanzas en casa de tu tía dando ruido, seguro que eras una niña y despierta, graciosa y un poco bicho como son mis nietos.
    Me ha gustado leerte esta historia de tus primeros años, seguro que tus tíos te echaron mucho de menos cuando dejaste de ir a su casa del pueblo. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  22. Hola Charo, le tenias miedo pero luego lo echabas de miedo jeje, el amigo se las traía eh?, recuerdo que mi abuela también tenia corral con gallinas y todo lo que en el podía tener, y recuerdo que entonces el WC daba allí y no veas al principio estar sentada y ver a los animalicos debajo, que miedo teníamos de ir jeje, que tiempos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. MERCE CARDONA. Dice graciosa historia, me vino en mente, mi abuela comrpo un pavo por Navidad, lo mato, le corto en cuello y el pavo vorrió unos minutos sin cuello por toda la cocina, me dolio tanto que no quise comer. agradezco tu visita. Basos

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la composición de tus ilustraciones, ¡geniales!
    En una finca que yo visitaba los veranos, también habia un gallo que me amenazaba y pasaba un miedo horrible cuando me perseguia pues yo no tenía tu facilidad para subirme a los árboles, siempre fui un poco patosa.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  26. HOLA MI QUERIDA AMIGA...GRACIAS POR TU COMPAÑIA Y TU TERNURA PARA TRATARME ...HOY NO ME ALARGO LLEGO MAL DEL PUEBLO PERO NO TE POVIDO Y QUIERO MUCHO
    BESOS
    MARINA
    PASTOR

    ResponderEliminar
  27. Qué tierno relato amiga! Gracias por compartir parte de tu vida. Besos. Muy buena la ilustración.

    ResponderEliminar
  28. Charo Interesante relato.
    Me agrada su visita feliz Septiembre Saludos

    ResponderEliminar
  29. Amiga Charo,en las playas de chipiona,las gaviotas son centenares,y estan acostubradas a que le den de comer,son verdaderos espectáculos
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  30. Recordar los tiempos pasados,añorar algunos,nos pueden ayudar
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  31. jajaja siempre pensé que los pavos eran buenos, que miedoooo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  32. Que nostálgico y bonito este post. Recordar este tipo de cosas siempre está genial. Por cierto... Jolín colc los pavos Jaja un beso guapa

    ResponderEliminar
  33. Que nostálgico y bonito este post. Recordar este tipo de cosas siempre está genial. Por cierto... Jolín colc los pavos Jaja un beso guapa

    ResponderEliminar
  34. Que nostálgico y bonito este post. Recordar este tipo de cosas siempre está genial. Por cierto... Jolín colc los pavos Jaja un beso guapa

    ResponderEliminar
  35. ja ja ja...Charo lo que el pavo se sentia padre de los pollitos ...bonito relato.
    gracias bonita por tu visita mira es homenaje de una antigua bloguera que es bailarina de ritmica....
    no se de tu marido si ya esta bien y en casa
    besitos

    ResponderEliminar
  36. Amiga Charo,mi materia gris se va agostando,pero a veces intenta intenta salir de su monotonia
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  37. Jajajaja, los pavos son así de traicioneros, sobretodo con los niños. Me has traido el recuerdo de algo parecido.
    Un beso Charo.

    ResponderEliminar
  38. Original y también muy emotivo este recuerdo infantil que compartes con nosotros...gracias, eres estupenda!!!

    Un gran abrazo, amiga!!! ;)

    ResponderEliminar
  39. eres un caso Charo, me hace reir de tu vivencias, me imagino corriendo por el gallo, la verdad es que tienen muy mala fama y este te tenia enfilada jaja, un besazo

    ResponderEliminar

OS AGRADEZCO VUESTROS COMENTARIOS PUES ME HACEN MUY FELIZ :-)