MENSAJE PARA MIS AMIG@S

domingo, 8 de noviembre de 2009

MIS ANÉCDOTAS 6


En mi viaje a Extremadura hice una excursión a Granadilla, recorriendo sus calles me encontré lo que me pareció una chumbera (solamente las había visto en fotos) llena de higos y cómo yo nunca había comido dicha fruta pues me apeteció probarla así que ni corta ni perezosa me dediqué a tocar varios de los higos hasta encontrar uno que me pareció el más maduro, lo cogí, a pesar de que vi que tenía unos pinchos muy pequeños, y me dediqué a pelarlo con las manos, a continuación me lo comí y de verdad que estaba delicioso lo malo que las manos me empezaron a pinchar y vi que tenía cantidad de pinchos clavados, aparte de eso me empezó a entrar una especie de angustia por si me había comido algo tóxico, en eso estaba cuando me encontré con dos señores de la zona y les pregunté si esa planta era una chumbera a lo que me contestaron que si y que tuviera cuidado porque tenía muchos pinches (lo de ser chumbera me tranquilizó por lo del fruto comido que ya no era tóxico) a lo que yo les repliqué: no ya no tiene ninguno están todos en mis manos y se las enseñé contándoles cómo había cogido y comido uno de los frutos y ellos me dijeron que eso no se hacía así, había que pelarlos con cuchillo y tenedor sin tocarlos para nada. Me dirigí a una tienda y me compré una pinza de depilar y estuve mucho rato entretenida sacándome los pinchos pero mi marido no se conformó con esto y entró a una farmacia para ver si tenían alguna crema que los sacara, el farmaceútico le dijo que no había nada para sacarlos que lo mejor era lo de la pinza y que me pusiera al sol, mi marido extrañado le preguntó el porqué lo del sol y la respuesta fue: pues para que los vea bien que son muy pequeños...................esto a mí me hizo mucha gracia. Estuve varios días con las fastidiosos pinchos molestando y os puedo asegurar que no volveré a coger con las manos un higo chumbo por mucho que me gusten..................usaré guantes fuertes y me los comeré cómo me dijeron los dos señores de Granadilla: con cuchillo y tenedor.

2 comentarios:

  1. Hola Charo: Me tienes que perdonar pero me he reido con tu anecdota, y con la recomendación del farmaceutico de que se pusiera al sol.
    Bueno ya sabes una cosa más que nunca biene mal.
    Un fuerte abrazo y recuerdos a tu marido ¿que tal maneja las pinzas?

    ResponderEliminar
  2. jajaja... buenísimo. Las espinas salen más fácil si te lavás bien la zona con abundante jabón en pan blanco de lavar la ropa. Darle y darle. A mi me pasó algo parecido, pero no tanto pues me puse los guantes de cocina gruesos. Luego encontré el blog del enlace y ahí supe como se hace. Besos.

    ResponderEliminar

OS AGRADEZCO VUESTROS COMENTARIOS PUES ME HACEN MUY FELIZ :-)