MENSAJE PARA MIS AMIG@S

sábado, 7 de febrero de 2015

MIS ANÉCDOTAS 28 MÉDICO NUEVO



Siendo adolescente vivía con mis padres y mis hermanos  en las casa de militares que había en el cuartel de una ciudad de la provincia de Huesca ya que mi padre era militar .
Un día  nos enteramos de que había llegado un médico joven y guapo , decidimos conocerle así que empezamos a frecuentar la enfermería del cuartel toda la cuadrilla para ver al guaperas con cualquier rasguño con el pretexto de que lo curase:-))
Claro que no aspirábamos a nada más ya que nosotras éramos demasiado jóvenes y él era ya un adulto hecho y derecho. Cómo se agotaron los rasguños decidimos que una del grupo que tenía una pequeña verruga en la mano la tenía que ver el médico y allí nos presentamos todas.
Claro que el galeno se debió de intuir algo ante tanta visita tonta así que decidió cortar por lo sano (nunca mejor dicho) y nos dijo que la verruga no tenía importancia, que no hacía falta que volviésemos y que los rasguños también los podíamos curar en casa ya que él no podía seguir curándonos sin el permiso y presencia  de nuestros padres………..nos disculpamos diciendo que es que no queríamos que nuestros padres se enterasen para no preocuparles por nuestras heridas (no debió de colar esta trola)
 Allí se acabó todo ya que nuestros padres no podían enterarse de nuestras escaramuzas al botiquín militar y el doctor nos aseguró que no diría nada pero insistió en que si alguien tenía algún problema de salud acudiéramos con nuestros progenitores.

42 comentarios:

  1. Jajajaja... qué inocentes que éramos comparando con el proceder de las chicas de hoy. Claro que para esa época también era un gran atrevimiento. Hermoso recuerdo, gracias por compartirlo. besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Charo, mi padre también fue militar y también vivíamos en cuarteles, por eso os imagino haciendo lo que dices y como me he reído jeje, siesque cuando eramos jovencillos nos atrevíamos a todo y si era por un guaperas no se nos ponía nada por delante eh? jeje, que tiempos aquellos mas bonitos, hoy en dia las niñas no hubiesen ido así de inocentes:), gracias por compartir este bonito recuerdo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me hubiese encantado una doctora.... Jeje... Muy bueno... Un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar


  4. Ótimo fim de semana, amiga!
    Beijinhos.
    ⋰˚هჱ

    ResponderEliminar
  5. Cuando comenzamos a envejecer,las vivencias comienzan a florecer

    ResponderEliminar
  6. Que traviesa mi querida amiga, jajajaja pobre doctor soportando escaramuzas de niñitas ociosas jejejeje bonita anécdota querida amiga.

    Un abrazo feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Muy simpática esta anécdota.

    Un beso, Charo. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Tenía que ser guapo el médico. Creo que eso lo hemos hecho más de una.

    ResponderEliminar
  9. jejej bueno y quien de jovencito o jovencita no ha hacho alguna vez algo de esto? lo que pasa es que este estaba ya resabiado y cortó por lo sano jajajaja
    Una bonita anecdota.
    Besotessssssssssss

    ResponderEliminar
  10. ¡Charo, que relato tan tierno!
    Me ha fascinado la inocencia y encanto de las chiquillas :)
    Deseo que pases un maravilloso fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hermosos recuerdo preciosa. Gracias por compartirlos. Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  12. Mde ha pasado siendo yo el médico :D

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  13. :) Me imagino la escena, que tiempos tan bonitos aquellos...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  14. Eran tiempos distintos, además la juventud de entonces éramos mas ingenuos.
    La juventud es bonita en todas las épocas.
    Besos Charo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Charo - te llamas como mi madre, hecho que me ha animado a asomarme a conocerte. He de decir que tienes un blog muy bonito, me parece un buen lugar en el que quedarse, si te parece bien te sigo y te leo. Que tengas un fantástico día, Gema.

    ResponderEliminar
  16. yu si que me has hecho reir con ponerte bel corazon en un puño de miedo...chica guapa todo no ha de ser amor...besos

    ResponderEliminar
  17. Qué pillinas y pobrecito el médico. Imagino que os reiríais a gusto. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Mira que listas, que bien os las buscabais para admirar de cerca al guapo Doctor. Me gustó la anecdota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hay que ver amiga, se acabo ir a ver al guaperas del médico, yo que el a sabiendas de lo que hacíais os hubiese asustado con una operación de verruga diciendo que había que amputar el dedo… ya ves lo mala que soy. Muy divertida tu entrada, y tu dibujo. Un abrazo grande amiga.

    ResponderEliminar
  20. Amiga Charo,celebro te halla gustado mi última fantasia
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  21. ¡¡¡Pobre Hombre!!! Se vería desbordado ante tanta hormona adolescente.
    ¡¡¡Menudas pillinas!!! Es normal. Por mucho que cambien los Tiempos, esa edad es tan especial y llena de encanto y, a la vez, de inocencia.
    Encantadora Entrada recordando aquellos Tiempos que no volverán, pero que si hemos vivido y con intensidad.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
  22. que inocencia , no habia tanta maldad como ahora, y es verdad que quedabamos alumbrada por con hombre guapa, una tierna entrada recordando tiempos maravillosos, un besazo

    ResponderEliminar
  23. ¡Que inocentes picaronas!
    Al menos que buen doctor, que comprendió vuestra chiquilinada.

    Rosa

    ResponderEliminar
  24. Jajaja vaya ideas se ocurren a ciertas edades. Y vaya sonrisa al recordarlas pasados los años.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. ...jejeje! parece que a todas se nos dá por lo mismo. En mi caso me hice adicta al dentista. ..jejeje!.
    Tienes un espacio muy interesante y ameno de acuerdo a las entradas que he leído
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/02/la-chirimoya-un-rico-fruto-que-tambien.html

    ResponderEliminar
  26. je je je je muy bueno, je je je. Nosotros haciamos algo parecido con los socorristas de la playa, je je je

    ResponderEliminar
  27. Elñ amor por los libros,és una cultura que se inicia desde muy joven

    ResponderEliminar
  28. ¡Que cosas más lindas e inocentes hacíamos las chicas de antaño!
    Vosotras con el doctor, nosotras, como estábamos con las monjas y nos preparaban sacerdotes para que nos diera las pláticas...un día llegó un cura que dejaba chico "Al pájaro espino", jajaja. Entonces no protestábamos cuando llegaba la hora de la clase. Claro está, todo ello era la mar de inocente.
    Bueno, como ya he salido de la bañera, me voy a dormir.
    Un beso Charo

    ResponderEliminar
  29. Me arrancaste una sonrisa, Charo, y ahora recuerdo que en mi pueblo a las jovencitas del pueblo se les escurrían las babas por el doctor recién graduado... el cuento es que una de mis hermanas se casó con él, son muy felices y tienen tres hermosos hijos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Te agradezco los correos que me envias
    Un fuerte abrazo






    ResponderEliminar
  31. Que lindo y simpatico relato, sensible , y muy tierno.

    Te dejo un abrazo muy medicinal.

    ResponderEliminar
  32. Jajajaj está bien recordar alguna anécdota de cuando éramos niños o adolescentes, eramos tan inocentes ¿verdad?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. que gracia ya queriais medico de casa ...guapo .joven y alto jajaja
    gracias por tu visita que es hermosa siempre y muy querida
    besitos

    ResponderEliminar
  34. Vaya!...que el médico estaba más solicitado que está ahora Pablo Alborán....me imagino que también irían detrás de él las chicas de su edad.

    Besos

    ResponderEliminar
  35. ¡Bien guapo tendría que ser el médico para que todas las adolescentes estuvieseis pendientes de él!
    Hay anécdotas que no se olvidarán nunca, seguro que hoy te sonríes al recordarlo.
    Te deseo que seas muy feliz en esta semana de la amistad y el amor.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  36. Amiga Charo,tu amas a la naturaleza, ello te ayuda para que tu vida transcurra sin muchos sobretaltos

    ResponderEliminar
  37. Hola Charo.
    Vaya aventura la vuestra, además de guapo un hombre de respeto y con sentido común, episodio redondo, las cosas que se hacen cuando uno es joven, que además nos roba una sonrisa cuando las recordamos, feliz día de la amistad y el amor.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  38. Ohhhh..¡Bendita inocencia! A mi me gustaba un camarero de enfrente d mi casa y me pintaba los labios con el color de una volita de caramelo e iba toda nerviosa a pedirle un vaso de agua, jajaja...
    Tu anécdota es deliciosa!!!

    ResponderEliminar
  39. Que traviesa haz sido desde pequeña jeje.
    Agradezco tu cariño, la verdad me siento muy contenta de volver a leerlas,una encuentra fuerzas en los comentarios, como el tuyo.
    Que Dios te bendiga enormemente.

    ResponderEliminar
  40. Huyyyy, es que Cupido no deja ni a las niñas en paz, será pijotero, claro que ante un guaperas así como dices, el corazón, debería latir a ritmo de taquicardias... y esto hubiese sido más creible que los arañazos...¡ bendita inocencia!

    Un abrazote grande con cariño.
    Ángeles,

    ResponderEliminar
  41. ajajajaja que borde el medico jajajajaja, ya podía haberos dejado que os alegrarais la vista un poco más jajajaja. Un besazo.

    ResponderEliminar

OS AGRADEZCO VUESTROS COMENTARIOS PUES ME HACEN MUY FELIZ :-)