MENSAJE PARA MIS AMIG@S

domingo, 11 de diciembre de 2011

LOS MARCHOS


EL DUENDE DE LOS MARCHOS
Hace ya muchos, pero muchos años existió un pequeño duende que vivía en un bosque  cerca de un precioso pueblo llamado Fuenmayor.
Hacía ya un tiempo que el pequeño duende había ido perdiendo, poco a poco, a toda su familia y a todos sus amigos y se encontró totalmente solo en el bosque. Estaba muy triste porque no le gustaba nada su soledad así que  buscó y buscó por todos los bosques de los alrededores para ver si se encontraba con algún duendecillo que le hiciera compañía, pero no se encontró a ninguno. 
Se sentía tan desesperado por no tener con quién hablar ni compartir sus juegos y trabajos cotidianos que en un acto de esa desesperación decidió que iría al pueblo y una vez allí se relacionaría con los humanos y se haría su amigo (ya se sabe que los duendes les temen desde siempre y  se esconden cuando ven un humano rondando por los bosques). Así que un buen día armándose de valor y aprovechando que la Navidad ya estaba cerca, era un 7 de diciembre, se dirigió a ese precioso pueblecito de Fuenmayor con mucho ánimo y con la esperanza de encontrar muchos amigos humanos.
Al entrar en el pueblo no vio a nadie, de momento no se extrañó pues pensó que era muy temprano todavía, pero al ir  recorriendo todas las calles y ver que no había nadie en ninguna se empezó a inquietar, hacía mucho frío y la noche se iba acercando. 
Estaba muy desilusionado pensando que nadie de ese pueblo le quería allí y decidió regresar de nuevo al bosque, caminaba cabizbajo y muy despacio cuando  de pronto casi tropieza con un niño  que iba saltando a la “pata coja”, los dos se quedaron sorprendidos y a punto estuvieron de salir corriendo pero algo mágico les hizo acercarse el uno al otro, el niño le preguntó quién era y nuestro amigo le dijo que era el duende del bosque cercano y le contó su historia y lo triste y solo que se sentía, a la vez le preguntó al niño donde se encontraban las personas del pueblo, entonces el niño aclaró el misterio: cómo verás hace mucho frío (ya se sabe que los duendes no pasan frío por eso viven en los bosques) y todo el mundo se refugia en sus casas al calor del fuego de las chimeneas sin atreverse a salir, es una pena porque todos están muy solos en sus casas y apenas se relacionan durante el invierno. 
Al escuchar al niño se le ocurrió una idea y después de pedirle que le esperara en ese mismo sitio salió corriendo para el bosque, cogió mucha leña y cargó con toda ella (todos sabemos que los duendes pueden hacer cosas mágicas) y en pocos minutos ya se encontraba de nuevo en el pueblo  al lado del niño que se sorprendió  por lo rápido que había regresado.
El duende le dijo al niño: recorreremos todas las calles y en cada una de ellas prepararemos una hoguera con esta leña, así lo hicieron   y cuando todo estuvo preparado las encendió con un movimiento mágico de mano. 
Todos los vecinos del pueblo se asomaron a las ventanas al ver el resplandor de los fuegos y se animaron  a salir a las diferentes calles para ver lo que ocurría, todos iban de un lado para otro acercándose a las hogueras para calentarse preguntándose quién   las habría encendido  y hablaban unos con otros  pues se encontraban muy a gusto fuera de sus casas y compartiendo  un buen rato sin pasar frío debido al calor de las hogueras. 
Al poco tiempo descubrieron al niño que estaba cogido de la mano del duende y todos  enmudecieron , entonces el niño, después de presentarles a su nuevo amigo, les dijo que las hogueras se habían encendido porque el duende les quería conocer y compartir con todos ya que no tenía a nadie en el mundo y quería formar parte de sus vidas.
Todos los habitantes de Fuenmayor se conmovieron con la historia de nuestro duende y decidieron adoptarlo y le pidieron   que se quedara a vivir en el pueblo para que ya  nunca más se sintiera solo, el duende se puso muy contento y todo el pueblo aplaudió al nuevo vecino. 
Para celebrarlo  sacaron patatas y vino, asaron las patatas en las brasas de las hogueras y todos comieron y bebieron juntos. Era la primera vez que todos los vecinos se reunían compartiendo comida y bebida en las calles del pueblo y decidieron celebrarlo todos los años hasta nuestros días. 
El duende vivió muy feliz  pues todos los vecinos del pueblo se hicieron sus amigos y de vez en cuando les entretenía y sorprendía con su magia. 
Todavía el espíritu de nuestro duende ronda cada 7 de diciembre en cada hoguera del pueblo donde los vecinos compartimos las patatas asadas y el buen vino de  Rioja.



En realidad este cuento me lo he inventado yo a petición de nuestro párroco José Miguel.
 
Hay varias versiones o leyendas sobre el origen de esta original fiesta de Los Marchos en Fuenmayor donde se encienden hogueras por las diferentes calles y todo el pueblo las recorre animados con la música. Después del recorrido se comen en la plaza las patatas asadas regadas con el buen vino de Rioja todo preparado y obsequiado por el Ayuntamiento.

Aparte están las cuadrillas que han organizado sus hogueras y  asan chuletas, chorizo, panceta… sobre sus brasas  haciendo de esta tradición una auténtica fiesta popular que incluso se acercan, para participar en ella, los pueblos de los alrededores.



CLICANDO AQUÍ TENDRÁS MÁS INFORMACIÓN.




Photobucket

12 comentarios:

  1. Charo estaba leyendo muy atenta tu cuento y me estaba gustando mucho pero al finalizar me he llevado una sorpresa mayúscula cuando he visto que ha sido fruto de tu invención.

    Deberías seguir escribiendo cuentos, se te da muy bien.

    Un abrazo.

    http://ventanadefoto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Me encanto, creo que el dia 28 me resevo el derecho de leer o no. La rioja es pecata di cardinali. Si estas aburrida y no tienes nada que hacer, raroraroraro, tenia en la mente decirte, esta tarde tuve un sueño digno de que lo leyeras pero para mas fastiarme no se pasarte, dejalo sera el duende de tu pueblo. Feliz salida y entrada de año muakkkkkkkk

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu versión del origen de esa fiesta.

    Como dijeron antes, debes escribir con más frecuencia

    Besote

    ResponderEliminar
  4. Charo me ha gustado mucho esta entrada gracias por su felicitación.

    Saludos de José Ramón desde
    Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por vuestros comentarios tan positivos,¡¡levantan el ánino de cualquiera!! y por supuesto el mío está ahora por las nubes:-)......bueno tendré que ponerme un paracaídas para aterrizar suavemente antes de caerme de sopetón y hacerme "pupa". Besotes para todos

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho este cuento ... te quedó muy bien,te felicito ... un buen pot navideño :)

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes imaginativa y creadora Charo. Las fiestas promueven la convivencia, el conocimiento entre los vecinos y son muy positivas. ¡Os felicito por esos Marchos!Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues muy requetebién inventado está.
    Y así te recordaran todos los habitantes del lugar como
    la inventora de la leyenda del duende, hasta el fin de los tiempos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Charo, precioso cuento para reflexionar sobre lo que el amor puede hacer en las personas... el amor es dar, desde una sonrisa, los troncos de una hoguera, un compartir lo que se tiene... un infinito de cosas...¡ hasta la misma vida...!
    Me ha encantado tu cuento y te dejo un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  10. Bonito cuento Charo, no te falta imaginación es una buena adaptación a unas fiestas tradicionales, donde lo que expones en tu narración es la convivencia que deberíamos tener las personas compartiendo amistad, calor, patatas, buen vino y amor.
    Mi deseo para ti y los tuyos en estos días es que tengas felicidad, paz, amor y SALUD.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Charo Feliz fin de semana gracias por
    su agradable comentario le deseo Feliz Navidad saludos desde
    Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

    ResponderEliminar

OS AGRADEZCO VUESTROS COMENTARIOS PUES ME HACEN MUY FELIZ :-)