MENSAJE PARA MIS AMIG@S

martes, 29 de enero de 2008

PADRE NUESTRO PARA LA PAZ


Nuestro planeta Tierra, está teñido de rojo, si rojo, digo bien, el color de la sangre pues se ha derramado tanta a través de los siglos y se sigue derramando (lamentablemente no hemos aprendido de los errores del pasado) que se ha esparcido por todo el planeta perdiendo así su precioso color azul, ¡que pena me da!. Más que nunca deberíamos devolverle su color originario, ya está bien de tantas guerras, tantas revueltas sangrientas, tantas bombas, terrorismo etc. etc. Locuras de muchos que nos están destruyendo y haciendo que en muchos sitios la vida sea insoportable, volvamos a la cordura, pongámonos todos el “buzo del pintor”, “compremos pintura azul”, ”cojamos una brocha” y a “pintar” todos unidos para devolver ya para siempre ese maravilloso color azul de nuestro querido planeta Tierra. Mientras “pintamos” recemos o cantemos con entusiasmo este Padre nuestro de la Paz sacado de La Hoja Parroquial. CHARO
PADRE NUESTRO PARA LA PAZ

PADRE
que miras por igual a todos tus hijos
a quienes ves enfrentados.
NUESTRO,
de todos los cerca de 6.100 millones de personas.
que poblamos la tierra,
sea cual sea nuestra edad,
color o lugar de nacimiento.
QUE ESTAS EN EL CIELO
y en la tierra, en cada hombre
en los humildes y en los que sufren.
SANTIFICADO SEA TU NOMBRE
pero no con el estruendo de las armas,
sino con el susurro del corazón.
VENGA A NOSOTROS TU REINO
el de la paz, el del amor.
Y aleja de nosotros
los reinos de la tiranía y de la explotación.
HAGASE TU VOLUNTAD
siempre y en todas partes
cómo se hace en el cielo
y se haga en la tierra.
DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DIA
que está amasado con paz, con justicia con amor.
Aleja de nosotros el pan de la cizaña
que siembra envidia y división,
porque mañana puede ser tarde:
la guerra amenaza y algún loco puede iniciarla.
PERDONA NUESTRAS OFENSAS
no cómo nosotros perdonamos
sino cómo Tú perdonas, sin dar lugar al odio.
NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN
de almacenar lo que nos diste
de almacenar lo que otros necesitan,
de mirar con recelo al de enfrente.
LIBRANOS DEL MAL QUE NOS AMENAZA
de las armas, del poder, de la sociedad de consumo,
de vivir montados en el gasto, porque somos
muchos, Padre, los que queremos vivir en Paz.


1 comentario:

  1. Muy bonito... no perdamos la esperanza y esforcémonos y algún día tendremos esa paz...

    ResponderEliminar

OS AGRADEZCO VUESTROS COMENTARIOS PUES ME HACEN MUY FELIZ :-)