MENSAJE PARA MIS AMIG@S

lunes, 27 de noviembre de 2017

HISTORIA DEL CABALLO DE JUGUETE




Cómo alguna persona me ha pedido que cuente la historia del caballito  de la imagen de Leo que publiqué el Día del Niño lo hago con mucho gusto y os la dedico a tod@s los que me leéis. Lo haré de forma muy reducida para no cansaros pero afirmando primero  que es totalmente cierta.

La primera parte de esta historia la sé porque me la contaron ya que mi memoria no abarca ni desde antes de mi nacimiento ni después, siendo neonato……..  bueno  incluyo también los tres primeros años de mi vida, vamos que durante ese tiempo mi memoria “na de na”.

Corría el año 1947 cuando se me ocurrió venir a este mundo el 6 de agosto, es por eso que me gusta tanto el verano.

Mis padres vivían por aquel entonces en Madrid ya que mi padre estaba destinado allí pero mi madre quería que yo naciese en Logroño en casa de mi abuela materna y allí se fue con mi hermana mayor (le faltaba poco para cumplir dos años) un tiempo antes de que yo naciera.

Ante el  inminente feliz acontecimiento  mi padre se trasladó desde la capital de España para conocerme y de paso trajo de regalo un enorme caballo de cartón pensando en que iba a nacer un varón y con él cargó todo el trayecto en tren (cómo me hubiera gustado ver a mi padre cargando el susodicho corcel)

En casa de mi abuela, aparte de mi hermana, estaba también un primo de 6 años que en cuanto vieron al caballo se apoderaron de él sin ninguna consideración a mi persona.

Mi primo ( todo un trasto) pensó que para que no se muriese de hambre tenían que darle de comer pues tras tan largo viaje el jamelgo tendría que estar hambriento así que fueron a por comida a la cocina de la abuela.

 Cuando fue a dársela  se dio cuenta que tenía la boca cerrada y no encontró mejor  solución que cortarla  para poder darle de comer, una vez hecha la “operación” se puso a la tarea de alimentarlo con una cuchara, sustraída de la misma cocina,  con tal mala suerte que esta se le cayó por la boca  así que decidió abrirle la tripa para recuperar el utensilio,  total que destrozó al pobre “rocinante” y tanto mi hermana cómo yo nos quedamos sin juguete en un “pis pas”……….

De la reacción de mi padre ante el hecho tan “funesto” nada me contaron, pero estando en casa de su suegra es de imaginar que tuvo que aceptarlo simulando total amabilidad pero sin dejar de pensar en lo inútil de su esfuerzo.

Años más tarde, siendo mayor, deseé tener un caballo balancín  y cada vez que veía uno en alguna tienda me paraba para mirarlo con cara de deseo pero no lo conseguí.

 Pasados los años y en unas Navidades, mis hijas, todavía estudiantes y conocedoras de este capricho mío, me sorprendieron con un caballo balancín de madera pequeño que lo tengo de adorno en mi salón cómo un auténtico tesoro y es el que saco en los montajes.

Cómo es de suponer no tengo ninguna foto del “fenecido” y no recordado caballo de cartón. 

En honor a su memoria y “trágico” final  no he querido sustituirlo por una imagen de la red.



35 comentarios:

  1. Pues has contado la historia muy bien y de forma cercana.Vaya disgusto para tu padre,imagino.
    Los niños tienen la "obligación"de escudriñar los juguetes por dentro,aunque los destrocen-decía un tío mío-
    Pero mira qué bonito el detalle de tus hijas que sabian la ilusión que te iba a hacer y te lo regalaron.Qué lindas!!
    Tiene buen aspecto!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  2. Así pasaba, no faltaba que llegaba algún primo o amigo y daba al traste con los juguetes en un instante :(
    Está precioso el que tienes, aunque tuviste que esperar mucho tiempo para obtenerlo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Hola Charo, es una hermosa historia, y trágica, jaja, no me imagino el destripe del pobre caballo, habrá que ver la imaginación que tienen los niños. Y luego me imagino lo bonito que sentiste cuando tus hijas te regalaron el caballito, a una, aunque adulta le siguen haciendo ilusión los detalles y juguetes, aunque de forma diferente, como con mucho cariño, jeje. Saludos y cuéntanos más historias!

    ResponderEliminar
  4. Es una historia preciosa Charo, a pesar del trágico final del caballo de cartón jaja. Una historia que merecía la pena contar. Aunque mucho tiempo después, ahí tienes a tu caballito, al que por fin puedes cuidar como merece.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es una historia muy común por aquellas calendas, (hoy casi nadie regala ya caballitos de cartón), pero con final de "muerte", evoca y mucho el niño que todos llevamos dentro.

    A mí me regalaron por Reyes un balacín. Cuando venían mis amigas a jugar, lo metia en la "cuadra", (el arca que se tenía de la abuela). Lo conservé hasta que fueron viniendo mis hijos al mundo, con el resultado que ya estáis imaginando. Pero todavía conservo mi cajita de los "tesoros" y de vez en cuando la abro y miro mi infancia dentro de ella.
    Me encantó esta entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que consiguieras tu Caballito. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Una historia de aquellos años cuando no era fácil recibir juguetes, aunque los pocos que recibíamos nos hacían mucha ilusión.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Caballito de cartón,
    al que abrieron las tripas
    por culpa de un cucharón.
    Caballito de cartón
    al que quitaron el hambre
    en una trágica operación.

    ResponderEliminar
  9. Que bonita historia. Son los relatos que me encantan. La poesía del comentario anterior es muy bonita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Solo falta saber si tu primo lloró al darse cuenta que habia " matado" al caballo o no fue consciente de ello.
    Bonito detalle el de tus hijas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hay un aguinaldo venezolano que dice: "Corre caballito, vamos a Belén, a ver a María y al niño también" Asocié tu caballito a esa canción, pero me gusta más está historia.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Lo que no sabemos de la historia es si el mencionado primo, terminó cuando fue mayor en veterinario o cirujano.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Mi muy querida Charo :

    Preciosa la historia de tu caballito balancín.

    Definitivamente como dice el refrán " recordar es volver a vivir "

    Un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar
  14. La vivencias y recuerdos de nuestras infancias,nos hacen volver a recordar algunos echos

    ResponderEliminar
  15. Vaya pedazo de historia que tenéis en la familia.
    Ese niño hoy será cirujano no?? JJJJJJJJJ!!!
    O será investigados.... , yo tambien imagino a tu padre con toda su ilusión , portando el caballo, y ver como en un momento quedó totalmente siniestro total, jjjjjjj!!!
    Un besazo mi amiga, perdon por tardar en comentarte, pero ultimamente, entro poco al ordenador, voy algo liadilla.

    ResponderEliminar
  16. Que buena historia!!.
    Lo cierto que a tu primo seguro que tu padre no lo miró desde aquel momento con los mismos ojos, lástima que vosotras nunca llegaste a tener el caballo que tu padre con tanta ilusión compró.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Precioso relato el que nos comparte, me encanta ese prodigio de niño, los niños ahora son así de listos.
    Un placer Charo leer este bello relato de familia.
    Besazo.

    ResponderEliminar
  18. Que conmovedora historia esta del caballito, sobre todo que detalle más bonito por parte de tus hijas, ya que tu primo era un poquito salvaje, jajaja y no disfrutaste de ese caballito en tu infancia, como era de suponer, y más siendo un regalo de tu padre. Porque supongo que cuando viste lo que tu primo le había hecho al caballito te llevarais un gran disgusto.

    Besos CHARO.

    ResponderEliminar
  19. Menuda historia teneis en la famiilia!! Digna de recordar y compartir. Un beso

    ResponderEliminar
  20. holaa amiga charo que simpatica entrada menos mal que al tus niñas te regalaron ese capricho jaja a mi me gustan mis primos tenian uno y yo siempre me montaba en el pero claro no era de cartón sino de madera jaja besitosss para los doss

    ResponderEliminar
  21. Te he leído atentamente y me imagino la ilusión con la que tu padre te ha comprado ese caballito balancín.
    La imaginación de los niños se suele salir de la realidad en la mayoría de los casos y eso explica los destrozos que, poco a poco, ha hecho con el pobre caballo ¡menos mal que era de cartón!
    Me alegro de que hayas conseguido uno, tienes unas hijas estupendas, y lo conserves como una joya ¡la de recuerdos que te tiene que traer!.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  22. Tu niñez,esa época dorada que a veces recordamos con nostalgias

    ResponderEliminar
  23. Entrañable historia...gracias por compartirla!!!

    Un gran abrazo, amiga!!! ;)

    ResponderEliminar
  24. La humildad es andar en verdad; en ese terreno florece la oración, la amistad, el diálogo, la tolerancia, el encuentro y el compromiso. Gracias, hermoso compartir, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Qué recuerdo entrañable!! Cuánto amor de parte de tus hijas al regalarte el deseado caballito. Gracias por compartir este trozo de tu vida. Beso grandote.

    ResponderEliminar
  26. Que bonito y entrañable es que los hijos sepan amar a sus padres con detalles como el que cuentas, aqui tu tienes mucho que ver, dada la educación que le has dado, todo un ejemplo a imitar

    ResponderEliminar
  27. Muy bonito todo el relato, ahora, el que lo tuvo que pasar un poco mal fue tu padre, pues el pobre se hizo el viaje de aquellos años: en tren y con un caballo.
    Respecto al regalo de tus hijas, que es muy tierno, te ha pasado com o a mí con la muñeca Mariquita Perez. Cuando era pequeña mi madre no me la pudo comprar, sin embargo, ya muy mayor, uno de mis hijos me la regalo en un cumpleaños. Y aquí me tienes cambiándola de vestido por lo menos, cada estación. Ya la tengo preparada para las navidades. Los jóvenes de ahora no saben apreciar las cosas como nosotras, ¿verdad?
    Un beso Charo

    ResponderEliminar
  28. Tengo la gran suerte de vivir muy cerca de la costa

    ResponderEliminar
  29. Hoje venho fazer uma visita especial,
    Quero se for possível seu email,
    para enviar um mimo de Natal.
    Eu me sinto demasiadamente emocionada
    em ter contado todos visitantes do meu blog.
    Para minha alegria estas entre
    os visites melhores qe já pude ter.
    Um feliz final de semana...Será enviado no seu
    email.
    O meu é...evanir_garcia@hotmail.com

    ResponderEliminar
  30. Esos billetes están todos muy bien guardados

    ResponderEliminar
  31. Mi querida Charo ...siento no poder leer la historia del caballito ...te escribo desde clase ,estamos preparando muchos ejercicios para entregar al comienzo de vacaciones y es mucho trabajo para ir entregando yo te dejo....gracias amor por estar tu siempre ahí ...por eso vengo y me disculpo sin leerte por confianza....besucos

    ResponderEliminar
  32. Esa seencillez y humildad te hace mucho mas grande

    ResponderEliminar
  33. na preciosa historia Charo e imagino el disguto de tu padre, el con todo el cariño del mundo lleva un regalo a su hijita y otro niño lo rompe, y volvio el caballito de manos de tus hijas, un detallazo muy hermoso, un besito

    ResponderEliminar
  34. Hoy nos has contado una historia llena de belleza y especialmente ternura....Gracias por compartirla

    Luz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar

OS AGRADEZCO VUESTROS COMENTARIOS PUES ME HACEN MUY FELIZ :-)